Arcos y ballestas

Arcos y ballestas

Las ballestas que se fabrican en el presente —si bien los elementos que le dan la forma son los mis­mos de cuando se inventó el arco, cuerpo y disparador— han sido mejoradas y modernizadas con la aplicación de materiales más resistentes aparecidos a través de los años.

Las ballestas que se fabrican en el presente —si bien los elementos que le dan la forma son los mis­mos de cuando se inventó el arco, cuerpo y disparador— han sido mejoradas y modernizadas con la aplicación de materiales más resistentes aparecidos a través de los años. Asimismo han emparejado y perfeccionado sus pro­yectiles, las flechas, de tal forma que po­demos asegurar que a corta distancia la ba­llesta tiene tanta precisión como las armas de fuego. Existen tres grupos de ballestas: las standard que se pueden usar para com­petir o cazar, las de tiro al blanco o compe­tición, sujetas a reglamentos en cuanto a tamaño, peso y potencia, adaptadas para el tirador que las va a usar, y por último las ballestas para tiro de distancia.

Las ballestas standard son las que más comercializadas y se fabrican de distintos tamaños, formas y materiales buscando variedad para satisfacer al usuario. Cuen­tan con una variada oferta de accesorios como portaflechas, miras telescópicas, mi­ras laser y punto rojo, estribos y distintas palancas para armarlas, inclusive electró­nicas.

Los arcos pueden ser recurvados o de poleas y pueden estar colocados tanto ho­rizontales como verticales. Se usan para tiro informal, caza y competencia. Su potencia puede variar de las 10 a las 180 libras. En cuanto a competencia las ballestas standard pueden competir entre sí separando a las de arco recurvado y de poleas pero no pueden hacerlo contra ballestas de tiro de com­petición porque van en desventaja. Los re­glamentos de competición prohiben el uso de las miras ópticas o electrónicas y para armarla sólo se permite el estribo o la pa­lanca llamada "pata de cabra". Los equi­pos de competición con ballesta standard de cuatro tiradores, lo forman las fábricas de ballestas y en cada campeonato se jue­gan el prestigio de la marca.

Arcos y ballestas para cazar

En su mayoría, estas ballestas son usa­das para cazar y esta modalidad tiene un sabor especial ya que la cacería tanto con arco como con ballesta hacen del lance venatorio algo distinto.

La ballesta de competición está pensa­da para tiro al blanco. Su potencia no pue­de exceder las 105 libras y el arco debe ser recurvado. Son armas muy finas y costo­sas siendo las mayoría de sus apoyos ana­tómicos y extensibles. Sus medidas deben ser reglamentarias.

En la competencia de exteriores se dis­paran 30 flechas a 70, 50 y 30 metros so­bre un blanco de 60 centímetros con 10 divisiones. En la competencia de interio­res se disparan 30 flechas a 30 y 10 metros sobre un blanco de 20 cm con 10 divisio­nes. Con estas ballestas, los tiradores pro­fesionales logran puntaje perfecto.

La diferencia de puntaje de una bailes­ta de tiro a una ballesta standard, en gran parte se debe a las mejores miras (Diop­ters) de la ballesta de competición.

La ballesta standard compite con una mira abierta común para cazar y la otra gran diferencia son los (gatillos al pelo) de la ballesta de competición. Esto, sumado a mejores apoyos, más peso y ajuste anató­mico para el tirador, a la larga siempre se ve reflejado en el puntaje.

Entre las ballestas para tiro de distan­cia las hay de poleas y recurvadas, con fle­chas especiales se han alcanzado los 1 100 metros. Se dispara sobre una especie de calle donde la flecha debe caer para lograr puntaje. En esta modalidad el tirador no sólo es eso sino que se trata de un entu­siasta deportista que pasa tratando de me­jorar su equipo en base a ideas propias para alcanzar nuevos récords. Imagínese lo que puede llegar a sentir una persona que con sus manos fabrica o reforma una ballesta y sus flechas y hace que éstas vuelen más allá de los 100 metros.

El sábado 16 de Diciembre pasado a las nueve y media de la mañana, con frío y amenazas constantes de lluvias nos congregamos en Arcadia para realizar la tirada. La presencia de arqueros fue nutri­da, pero qué duda cabe que mu­chos no se "animaron" dada la ma­la climatología.
Calificación:
Recomendamos Leer

El sábado 16 de Diciembre pasado a las nueve y media de la mañana, con...

El sábado 16 de Diciembre pasado a las nueve y media de...
Me parecía imposible que un arco pudiera estar pintado...
Nuestros más lejanos ancestros comenzaron con el...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse