Estiramiento

El estiramiento es fundamental para cualquier persona que realice algún tipo de ejercicio, tanto antes como después de efectuarlo. Un correcto estiramiento evita lesiones y dolencias, además de mejorar el rendimiento.

El estiramiento al momento de hacer algún tipo de deporte es algo fundamental aunque muchas veces no se le da la trascendencia que realmente tiene. Si no se realiza un estiramiento adecuado, algunos músculos pueden contracturarse y no se podrá seguir en actividad, además de potenciar alguna posible lesión muscular más grave. Un buen estiramiento mejora el rendimiento físico del deportista y relaja el cuerpo y la mente luego de realizar alguna actividad.

La flexibilidad corporal nos hace sentirnos mejor físicamente y brinda mayor agilidad al deportista además de equilibrar el tono muscular de las distintas zonas del cuerpo, evitando dolencias como la escoliosis, lordosis y dolores cervicales. Es bueno estirar antes y después de ejercitarse, dedicando un tiempo prudente para realizarlo del modo correcto y no hacerlo simplemente como algo a la pasada porque se pierde el objetivo por el cual se hace.

El estiramiento es un muy buen ejercicio incluso se recomienda realizarlo más allá que se practique o no algún tipo de deporte, por lo que a continuación planteamos una serie de ejercicios de estiramiento para sentirse mejor físicamente y liberar algunas tensiones que podemos estar cargando. Los diferentes estiramientos que podemos realizar debemos llevarlos a cabo sin sentir dolor alguno, debemos distinguir entre exigencia y dolor, para no forzarnos y llevar al músculo más lejos de lo que en realidad podemos y así evitar pasar un mal momento que pueda ocasionar algún tipo de lesión.

Ejercicios básicos de estiramiento

EstiramientoPara llevar adelante estas rutinas siempre es necesario realizar un calentamiento previo para ir preparando los músculos. Se aconseja realizar 3 series de cada uno de los ejercicios y siempre colocar una colchoneta en el suelo.

Ejercicio 1: acostado en el piso de costado, estirar una rodilla hacia el pecho y presionar con uno de los dos brazos. El otro brazo se mantiene estirado y la otra pierna también. Luego se gira el cuerpo y se cambia de pierna.

Ejercicio 2: es igual que el anterior pero en lugar de flexionar la pierna se deja estirada y se sube, de modo que entre las 2 piernas quede formado un ángulo de 90 grados, el brazo se estira y coge la pierna por el tobillo. Se cambia de pierna igual que el anterior.

Ejercicio 3: acostado boca arriba flexionamos una pierna dejando el pie apoyado en el suelo, y la otra pierna la estiramos hacia arriba de modo que quede perpendicular al cuerpo y al suelo. Cambiamos de pierna.

Ejercicio 4: acostado boca abajo, flexionamos la rodilla de modo que la planta del pie se apoye en la nalga. Se cambia de pierna.

Calificación:
Recomendamos Leer

Los entrenadores deben tener muy en cuenta el concepto de fatiga muscular y...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse